Respiración y meditación

 

Detente y haz una pausa.

Sentado o de pie, estira los brazos hacia delante y arriba.

Imagina tu respiración como una luz que te nutre.

Aprovecha las pautas mientras conduces.

Cuando te lavas las manos, respira y lava tu mente.